Paititi Eldorado Akakor: el mito se convierte  realidad
































                        A través del estudio de un asterismo particular y siguiendo las instrucciones que se dan en las obras de Leonardo da Vinci, en su sugestivo objeto de estudio, Riccardo Magnani ha sacado a la luz los restos de la ciudad más legendaria: el Eldorado.
Situado en la intrincada selva del Amazonas, en la frontera entre Perú, Brasil y Bolivia, los restos identificados por el investigador de Lecco (Italia) no da lugar a ninguna duda y confirma todas las medias verdades que cada leyenda trae consigo, la ciudad megalítica volvió a surgir siguiendo la lógica de la astronomía replicada en la misma tierra por los antiguos habitantes de la tierra, de hecho, representa los dictados de tres mitos legendarios coincidentes: Paititi para los nativos, El Dorado de los conquistadores españoles y Akakor, la ciudad subterránea contada por el periodista independiente Brugger Karl, misteriosamente asesinados en los años 80.

El sensacional descubrimiento saca a la luz los restos de una ciudad real, que consta de varias unidades caracterízadas como en la lógica de las funciones urbanas de ese tiempo, como a la vez, con representaciones de una plaza netamente ceremonial, un templo dedicado al culto del sol, algunas plazas de unos metros más pequeños y tres distintas formas piramidales con gradas, donde cada una de estas obras se caracteriza por ser muy  grandes del tamaño normal en general, y esto nos sugiere de pensar a una antigua civilización preincaica megalítica, en todas las probabilidades coetánea con Tiwanaku y Nazca.

Por desgracia, este descubrimiento trae consigo algunas cuestiones espinosas que han convencido al investigador acelerar sus estudios para la comunicación de este descubrimiento de esta ciudad hallada; de hecho, hace parte de la reserva indígena  Nahua Nanti, donde varios grupos nómadas de varias etnias habitan en "aislamiento voluntario" en la Amazonía. La misma área está sujeta desde hace unos años a repercusiones mediambientales de extracción de gas, a pesar de las leyes juridiccionales de la Corte Suprema del Perú, lo que representa una grave amenaza para uno de los patrimonios últimos y virgen de nuestro planeta, así como para el pueblo de los indígenas y el descubrimiento mencionado. Por esta razón, a través de esta comunicación, el prof. Magnani espera poder solicitar una intervención inmediata  de  parte de las autoridades del gobierno peruano (ya comunicó y advirtió del descubrimiento) a la UNESCO y a la ONU, así como la participación de fondos públicos y privados para la campaña oficial de excavaciones salvaguardando este descubrimiento sensacional de especulación individual de cada tipo y preservar la salud de la población local y de esta franja de vegetación natural, que son los pulmones de nuestro precioso planeta.



                          Lecco, 24 de febrero 2013



Fig. 1

Fig. 2

Fig. 3

Fig. 4

Fig. 5

Fig. 6

Fig. 7

Fig. 8

Fig. 9

Fig. 10

Fig. 11

Fig. 12

Fig. 13

Fig. 14

Fig. 15

Fig. 16

Fig. 17

Fig. 18

Fig. 19

Fig. 20

Fig. 21

Paititi Eldorado Akakor: el mito se convierte  en realidad



                      Como sucede a menudo en el mundo de la investigación, una intuición única puede ser la llave para abrir las puertas a conocimientos inesperados. Estudiar a fondo Leonardo da Vinci como quizás hasta ahora ningún otro estudioso había hecho, ha sido justamente una intuición, una de tantas, que me permitió hacer el más inesperado y por lo tanto el más hermoso de mis hallazgos.

La intuición de la que hablo está relacionada con la importancia de las tres constelaciones que forman el Triángulo de Verano: el Cisne, la  Lira y el Águila. En particular, se relaciona con la constelación Lira, junto con el hecho de que Leonardo llegó a Milán en la corte de los Sforza en 1483 acompañado de una curiosa definición de "excelente músico tocando la Lira"
A menudo, el límite que define los récords históricos respecto a mitos o leyendas es la presencia o ausencia de evidencia documental comparable y objetiva. Así, ocurre que el descubrimiento de una partitura musical del mayor genio de la historia (Fig. 1) (la música en sí está escondido en la Última Cena, por cierto) y la búsqueda de una definición de Cicerón en el “De Republica” ("Y los hombres que saben imitar con la lira el concierto de los cielos han encontrado el camino que lleva a este reino sublime "), sucede que se abren inesperadamente  las puertas de la intuición humana hacia conocimientos de otro modo inaccesibles a la razón humana.
Lin Yu-Tang escribió: "Un buen viajero es aquel que no sabe a dónde va."
Según esta definición, tengo que ser un gran viajero, porque siempre me pregunto dónde me encuentro cuando abro los ojos secuestrados por las ideas que guían constantemente mi ritmo. Sin embargo, nunca me hubiera esperado el lugar donde me desperté una tarde de septiembre del año pasado, en preparación de una conferencia de presentación de los dos libros en los que anuncié mis descubrimientos en el campo de Leonardo.
Siguiendo la hipótesis compartida por el amigo Andrew Collins, según el cual las tres pirámides de Giza no respondería a la alineación de la banda de la constelación de Orión, como sostiene Robert Bauval, con quien acababa de tener una conferencia en la Toscana, sino a la tres estrellas de la constelación del Cisne, y verificando que  precisamente a esta constelación se refiere el famoso cartón de Sant'Anna di Leonardo (Fig. 2), quería comprobar las posiciones geográficas de templos y sitios antiguos de importancia a fin de encontrar una prueba más del hecho de que esta constelación tenía una particular importancia para nuestros antepasados, con una atención  especial en los acontecimientos astronómicos y la precesión de los equinoccios.
Decidí entonces analizar los sitios arqueológicos cuya datación es más controvertida,  y en particular las Líneas de Nazca y la Puerta del Sol Tiahuanaco (esto más por una correspondencia con Leonardo da Vinci, de hecho), considerándolas  como contemporáneas, pero muy anteriores a otros sitios más modernos como Machu Picchu y Cusco.
Así que aquella tarde de septiembre  me encontré haciendo la más mundana de las acciones: Tomé una foto de Perú de Google Earth y le superpuse una imagen del Triángulo de Verano, como se puede visualizar en la Fig. 3.
El Triángulo de Verano es un asterismo formado por tres estrellas muy brillantes que el hemisferio norte aparecen justo después de la puesta del sol de junio a principios de enero, las tres estrellas son Deneb, en la constelación del Cisne, Altair en la constelación Aguila y Vega en la constelación Lira. En el Triángulo de Verano se ve la Vía Láctea, donde un grupo de nebulosas (Fisura del Cisne) oculta la parte central y en el que los científicos han encontrado una alta concentración de energía. Muchos de los sitios arqueológicos más antiguos atienden a esta referencia astronómica precisa, en realidad.
Siguiendo un orden geométrico de las distancias y proporciones, me pareció natural posicionar Deneb (Cygnus) sobre Nazca , Altair (Aquila) en Tiwanaku, y la estrella remanente que forma el triángulo, o Vega, en la constelación de Lyra, ligada a la música de Leonardo y cantada por Cicerón, identificando un punto preciso en la Amazonía Peruana.
Curiosamente, y quizá no por casualidad, la coincidencia hace que la cordillera de los Andes en la tierra se compara perfectamente con la Vía Láctea, ya que la cordillera cruza los 3 puntos sagrados de la misma manera que la vía láctea pasa a través de las tres estrellas del Triángulo de Verano.
Los niños son curiosos, y a veces los investigadores son aún más intuitivos, sobre todo en la presencia de demasiadas coincidencias, por lo que yo quería ver lo que estaba escondido en el bosque en el punto sugerido por esta triangulación intuitiva, escondido entre frondosos árboles que tocan el cielo en un terreno casi inaccesible.
Me quedé totalmente impresionado y fascinado al ver delante de mis ojos, algo que no parece natural, a primera vista, o algo que me recordó a un Huaca: una elevación anormal cuadrada con inscrito en su interior, aunque oculto por la vegetación densa, otro edificio cuadrado y uno tal vez circular (tal vez un reloj de sol, para recordar los del Cusco y Sacsayhuaman (Fig. 4 y 5).
A ese punto, me salió natural ampliar mi interés a toda la zona circundante, llenándome con incredulidad por todo lo que surgía ante mis ojos, tan diferente de lo que podría ser confundido con un simple error o por un auto-condicionamiento: una plaza ceremonial (Fig. 6), como tantas relacionadas con la cultura pre-inca peruana, otros cuadrados más pequeños, con escaleras que conducen lateralmente (Fig. 7), pirámides cuadradas con gradas, tres en número (Figs. 8 y 9 ), vagamente semblantes a el diseño de las pirámides de Giza y el cartón Sant'Anna objeto de mi intuición inicial y tan parecido a una formación similar que se encuentra en Cusco (Fig. 10) y, por supuesto, mucho, mucho más (Fig. 11 ), ubicado en un área de 800 kilómetros cuadrados al norte y al sur del río Timpía.
Ante mis ojos, justo donde me sugirió mirar la involuntaria superposición intuitivamente al azar entre el Triángulo de Verano y un mapa de satélite de Perú apareció una ciudad, o mejor dicho, los que aparentemente con poco margen de error parecen ser lugares de culto de una ciudad megalítica antigua. Nada que ver con las ciudades relativamente modernas de Machu Picchu y Choquequirao, o con otros descubrimientos esporádicos a lo largo del Valle Sagrado de los Incas o Miraflores, por ejemplo.
Lo demás vino por sí mismo.
Las coordenadas fueron dibujadas, y no podía equivocarme: hay sólo una ciudad, considerada como legendaria en cuanto nunca identificada, que se propone que se encuentra en la frontera entre Perú, Brasil y Bolivia: el mito de la Ciudad Perdida que desde siempre ha fascinado y atraído a investigadores de todo el mundo, estimularon la imaginación no sólo de las grandes productoras de Hollywood, sino también la literatura, los dibujos, gráficos, video juegos y mucho más.
Citando a Platón, es apropiado decir que "La astronomía obliga al alma a mirar hacia arriba y nos lleva de este mundo a otro".
Para ser precisos, debería hablar de mitos, en plural. Los mitos en cuestión son de hecho los previstos en el título de este trabajo: Paititi, Eldorado y Akakor.
El primer mito tiene que ver con las raíces históricas de un pueblo antiguo, pre-inca, aposentada por alguna razón adivinable en los Andes peruanos, el segundo mito tiene que ver con los informes de las personas que fueron a conquistar esta civilización violándola, despojándola de su identidad más profunda o pilares de su cultura ancestral: los conquistadores españoles.
El tercer mito está ligado a algo más nuevo, o sea la historia de un periodista freelance en el canal de televisión alemán ARD, Karl Brugger, que tal vez precisamente a causa de esta historia perdió la vida en una playa brasileña en los años 80 del siglo pasado.
Bueno, los tres mitos legendarios en realidad se refieren a esa ciudad, que estaba escondida debajo de la densa vegetación de la Amazonía, hasta que la intuición me llevó a identificarla.
Akakor, el legendario reino subterráneo explicado el periodista alemán Karl Brugger por un nativo de nombre Tatunca Nara (que inspiró un episodio de la saga de Indiana Jones), es colocado por el narrador entre Brasil y Perú, en lo profundo de la selva amazónica en la cabecera del río Purus, afluente del río Amazonas (Fig. 12).
En cuanto al mito de Eldorado, traído en Occidente a través de los relatos de los conquistadores españoles y cronistas de la época, afortunadamente, las instrucciones eran y son más vagas e inconsistentes, tanto que hasta el momento no permitían una identificación precisa. Hay que decir que todas las historias de los cronistas son unánimes al describir esta legendaria ciudad como el lugar donde los incas se retiraron antes de que llegaran las tropas españolas de Pizarro, y traían oro y objetos preciosos, colocando la ciudad en un área no especificada en la selva amazónica , a 10 días de viaje desde Cusco hacia el este. Esto, afortunadamente, es la razón por la que hasta ahora los investigadores de esta legendaria ciudad se han mantenido lejos, llevando a todos a mirar hacia el este de Cusco, cerca de Pantiacolla y petroglifos de Pusharo.
Por lo que se refiere al mito del Paititi, no hay necesidad de recordar lo que representa en relación a la cultura pre-inca y su legendario creador Inkarri.  Me gustaría centrarme en dos hallazgos recientes más útiles para el breve debate en el que estoy anunciando mi descubrimiento.
La primera conclusión a la que me refiero fue hecha en 2001 por el italiano Mario Polia, que descubrió en los archivos de los jesuitas en Roma la historia del misionero Andrea López. En este documento, que data de alrededor de 1600, López describe una gran ciudad rica en oro, plata y joyas, ubicada en medio de la selva tropical cerca de una cascada y llamada Paititi por los nativos.
El segundo hallazgo es otro hecho recientemente por la erudita italiana Laura Laurencich Minelli, quien descubrió el libro “Exul Immeritus Blas Valera Populo Suo” del jesuita Blas Valera, que incluye dos diseños principales que están contenidos que datan de 1618. Los dibujos son representaciones estilizadas de un detalle de la cordillera, donde, según el jesuita oriundo Blas Valera, se encuentra la ciudadela de Paititi.
Estos dos diseños son muy queridos para mí, porque, al igual que la forma en que Leonardo da Vinci representa a mi pueblo en el fondo de la Mona Lisa, tiene la particularidad de presentar la cordillera vista de ambos lados, desde el bosque y desde la sierra (Figs. 13 y 14). Estos dibujos, según los estudiosos,  han abierto nuevas hipótesis sobre la ubicación real de Paititi, que como se mencionó anteriormente era considerado siempre al este del Cusco, en el Pantiacolla, donde sea las pirámides que luego resultaron ser naturales como los petroglifos Pusharo quizás justificaban la necesidad de los exploradores de una inspección en profundidad.
Este último descubrimiento del testimonio de Blas Valera nos permite apreciar una semejanza muy intrigante con la formación de las montañas situadas exactamente en el centro de la zona donde encontré el descubrimiento anunciado, que es exactamente entre el Río Timpía y un emisario (Figura 15), con una referencia explícita a los objetos que se muestran en las figuras. 4 y 6, entre otros.
Es interesante observar que la visión del Paititi desde el lado del bosque (es decir, dirección norte-sur, Fig. 13), de hecho, tiene tanto la plaza ceremonial (Fig. 6) como una potencial Huaca del Sol (Fig. 4), mientras que la vista desde el lado de la cordillera (que es de color marrón, y luego en dirección sur-norte, Fig. 14) es en la parte superior del buitre de montaña (expresión de la constelación Lira, por cierto) y una serie de figuras en el plano del río, probablemente una serie de petroglifos similares a los de Pusharo.
Por tanto, parece reconfortante,  a confirmación del hecho de que estamos tratando con una buena aproximación justamente de la Ciudad Perdida, no sólo el hecho de que la identificación del emplazamiento se determina a través de una referencia astronómica precisa, muy importante para las culturas antiguas contemporáneas en Tiwanaku y líneas de Nazca, así como para otros asentamientos megalíticos que caen fuera de dataciones modernas como Stonehenge  en Inglaterra, Gobeki Tepe en Turquía o Carahunge en Armenia, pero es reconfortante también el hecho de que coincide con la zona en la que, desde el punto de vista mítico, esta ciudad que se llama de muchas maneras, de hecho siempre ha sido situada idealmente.
Es evidente que sólo mediante la planificación de una excavación seria y detallada se puede garantizar por completo la ocurrencia real, y por esta razón, en este punto, tengo que revelar que este no es el único descubrimiento relacionado con el descubrimiento excepcional que estoy anunciando.
Por esta razón, hoy en día, yo quería a mi lado a los representantes del Ministerio de Cultura, que he buscado, avisado del descubrimiento y repetidamente solicitado, y el Instituto Nacional de Cultura de Perú, pero por lo que ahora voy a explicar no me es posible esperar más.
La zona en la que se encuentra mi descubrimiento está en la frontera de una zona que, en el Perú, todos bien conocen como Lote 88 de Camisea, afectado por contestadas perforaciones para la extracción de gas natural, lo que podría alterar gravemente el delicado equilibrio de uno de los últimos ecosistemas vírgenes de nuestro planeta. Añadir a esto el hecho de que aún más importante es que tanto el área de la concesión para la extracción de gas como la ciudad se encuentran en el territorio que ha pertenecido siempre a las comunidades indígenas, o la reserva de los Nahua-Nanti, ahora también interesados por una nueva concesión con un nombre funesto, dado lo que en el pasado este personaje hizo precisamente a los indios nativos de la zona: la zona de Fitzcarrald (Figs. 16, 17, 18, 19).

En esta reserva, destinada por el gobierno peruano a los nativos, todavía hay muchas comunidades de no contactados, sobre las cuales desde hace mucho tiempo algunas asociaciones internacionales están volcando su atención a fin de preservar y garantizar su supervivencia, que está seriamente amenazada por las actividades de estudio y extracción el petróleo y el gas y por los madereros en busca de caoba, cedro y maderas duras.
Muchos de estos campamentos de incontactados fueron identificados por mi justo dentro del territorio en el que se encuentran las ruinas objeto de mi comunicación, como si quisieran mantener el equilibrio y el mantenimiento de un cable ideal con las raíces culturales y étnicas de la que descienden, sin dejar el sitio de sus ancestros, como lo demuestra esta imagen (Fig. 20) identificada a menos de 4 km de cuál debe ser la plaza ceremonial Inti Raymi (Fig. 6). De estos campamentos he identificado una quincena en menos de dos semanas, todos ellos situados entre un edificio y otro como en parte se puede ver en la siguiente imagen. (Fig. 21).
El riesgo, por lo tanto, es comprensible alto, y los innumerables intereses implicados por mi descubrimiento y la forma amplia con la que he querido divulgar este conocimiento no debería dejar ningún individuo habitante de nuestro planeta indiferente, porque se relaciona con la historia de todos nosotros, la tierra que nos acoge y por lo tanto nuestro futuro. No tendría sentido reportar este hallazgo de cualquier otra manera que dando más importancia al objeto encontrado que el prestigio de su buscador.
Oscar Wilde dijo una vez:
"Sólo conociendo nuestro pasado podemos saber nuestro futuro".
Si queremos dar a nuestros hijos un futuro mejor, debemos preservar lo más que otra cosa está ligado a nuestro pasado y a la infinita riqueza de conocimiento que hemos sacrificado en nombre del progreso que tal vez se presenta tal en sus manifestaciones materiales, pero en realidad es un verdadero revés en la relación de subordinación con la que el hombre debería ponerse en la presencia de la naturaleza, si se quiere preservar la salud del planeta extraordinario en que vivimos.
Por esta razón quería recortar el tiempo de espera, en el respeto de los plazos que se anunciaron para con el gobierno peruano, para que puedan ser activados inmediatamente todos los esfuerzos para asegurar en primer ámbito el área, con el fin de evitar que malintencionados o buscadores de tesoros sin escrúpulos puedan invadir y poner en peligro la integridad de la zona identificada, pero sobre todo, puede ser una amenaza peligrosa para los grupos de personas que, sin haber tenido contacto directo con alguna forma de realidad civilizada, pueden verse seriamente comprometidos por un primer contacto.
También invoco la intervención de la UNESCO, cuya Reserva Nahua-Nanti es una herencia preciosa, y de las Naciones Unidas para asegurar que una excavación se lleve a cabo a nivel intergubernamental y de acuerdo con la decisión del Tribunal Supremo de 2003.
El territorio en cuestión pertenece por ley a los indígenas, se les otorga la máxima protección y atención, para que cesen la tala, perforación y extracción de petróleo y gas natural y esté protegida por las actividades de exploración de la zona colindante sin coordinación, porque aunque sea un resfriado, para estas personas, puede ser letal.
También espero que, como resultado de mi anuncio, se pueda crear una coordinación intergubernamental, financiada mediante el patrocinio público y privado, con la esperanza, como he dicho desde el principio, de una intervención directa del gobierno peruano, a fin de que la zona esté protegida por la curiosidad natural de eruditos y buscadores de tesoros sin escrúpulos, hasta que se les da la oportunidad, como en otros sitios, una visita organizada y regulada.
Hoy en día nos enfrentamos a lo que es probablemente uno de los sitios arqueológicos más antiguos y vírgenes de nuestra historia, y manteniéndolo y respetándolo como se merece quizás habremos dado un gran, gran paso hacia la reconversión de nuestro estilo de vida insostenible que ahora está fallando en sus estructuras, también y tal vez sobre todo a través de las continuas manifestaciones que la naturaleza, violada y desatendida durante demasiado tiempo, todos los días nos muestra.
Por esta razón, y sólo por eso, me decidí a dar el anuncio de mi descubrimiento en la forma pública en la que lo están leyendo, para que sea negado a otros penetrar en la zona sin una protección plena y responsable de los patrimonios que se encuentren y  de las poblaciones y para volver al conocimiento de una página importante en la historia de la humanidad, en el que los ciclos de las estaciones y el ritmo de vida era manejado sin excepciones por  la única ley verdaderamente soberana, la ley natural:
"La filosofía está escrita en este gran libro que está continuamente abierto ante nuestros ojos (me refiero al universo), pero no se puede entender a menos que primero se aprenda a comprender el lenguaje y conocer los caracteres en el cual está escrito. Está escrito en el lenguaje de las matemáticas y sus caracteres son triángulos, círculos y otras figuras geométricas, medios sin los cuales es imposible humanamente entender palabra, ya que sin éstos todo es un dar vueltas en un oscuro laberinto ".
(Galileo Galilei)
Me gustaría cerrar entonces esta comunicación con una invitación, que al mismo tiempo representa un deseo para todos nosotros y espero que llegará a ser un lema para la dirección en la que los futuros gobiernos y gobernados harán propria, la invitación es la contracción absoluta de uno de los más bellos escrito alguna vez que nos han transmitido a lo que se cree que es El Gran Poeta (Dante Alighieri, NdT), y nos recuerda lo que realmente marca nuestras estaciones:
"En medio del camino de nuestra vida ... volvimos a ver las estrellas"
Sólo entonces tendremos un futuro digno para ser entregados a nuestros hijos.





                                                                                                      Riccardo Magnani